PROVERBIOS 29-25

Teme a Dios y no a los Hombres

Proverbios 29:25 Reina-Valera 1960

25 El temor del hombre pondrá lazo;
Mas el que confía en Jehová será exaltado.

El temor de Dios es la única forma de ser liberado del temor del hombre.
Cada persona honesta tiene que admitir que ha sido invadida por el temor del hombre en alguna etapa de su vida y ha probado que es verdad lo que dice la Palabra de Dios, que pone lazo al hombre (Proverbios 29.25).
El temor del hombre se manifiesta en nuestra vida cuando damos más importancia a la reacción de los hombres a nuestras acciones, que a la reacción de Dios. Eso es esclavitud.

Cuando el temor de Dios está sobre nosotros, solo nos preocupamos con la reacción de Dios. Somos libres de la preocupación de lo que piensa la gente. ¡Qué libertad, qué alivio, qué solaz!. No llegamos ahí de la noche a la mañana. ¡Pero sí llegamos! Y una manera de llegar es enviando a Dios
oraciones cortas, tipo telegrama, tales como: «He oído lo que ellos piensan, ¿qué crees tú?», y luego actuando de acuerdo a su opinión revelada, sin importarnos las consecuencias. Mientras más conscientes estemos de Dios, menos conscientes estaremos de nosotros mismos. Mientras más nos preocupe la aprobación de Dios en cada situación, más confianza nos dará para actuar con su autoridad.


A veces Dios nos prueba en esta esfera del temor a la gente en contraposi- ción al temor de Dios. Pero la prueba está siempre supeditada al grado de sinceridad con que la deseemos, a nuestra experiencia presente en ella, y a nuestro conocimiento del carácter de Dios. En su sabiduría y entendimiento infinitos, no nos probará más allá del conocimiento que tengamos para pasar la prueba. Él es justo, gentil, sabio y fiel, y nos probará de acuerdo
a esas cualidades. Al principio, nos probará en pequeñas circunstancias, luego en circunstancias de mayores consecuencias a medida que continuamos operando en el temor de Dios.

Bendiciones.

Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *