proverbios-4-18

Su Grandeza nos Alcanza

Proverbios 4:18 Reina-Valera 1960

18 Mas la senda de los justos es como la luz de la aurora,
Que va en aumento hasta que el día es perfecto.

Al llegar a los píes del Señor, nos encontramos caídos, abatidos y sin fuerza para continuar; pero el Señor nos inunda con sus rayos luminosos y empezamos a caminar quizá de tumbo en tumbo, sin entender exactamente la dirección adecuada. Sin embargo, a medida que pasa el tiempo el panorama se va despejando y vamos comprendiendo la grandeza de Dios. Comprendemos ante todo su misericordia por habernos rescatado del pecado; vivíamos en esclavitud y ni siquiera lo habíamos percibido. 

Poco a poco con el poder de Dios fluyendo en nosotros a través de su Santo Espíritu, el camino se va limpiando. Es obligación nuestra hacerlo. A diario tenemos que ir allanando esa senda para que todo lo que antes era basura pueda ser desechado y le de paso a la nueva vida en Cristo Jesús, haciendo que florezca y brille esplendorosamente, hasta que logremos alcanzar su plenitud. La plenitud que solamente Dios sabe entregar a sus hijos. La plenitud del gozo, la paz, el amor, la concordia, el perdón y la reconciliación; virtudes que nos darán satisfacciones no sólo terrenales sino también celestiales. 

Busquemos día a día ese amanecer con el Señor, confiados en que a medida que el sol va corriendo, Él nos va guiando y la grandiosidad de su amor va lanzando destellos fulgurantes que iluminan nuestro andar y llegan incluso hasta los incrédulos como testimonio de luz que somos ante el mundo. Entonces, en ese momento, hemos logrado abarcar la plenitud; dando y compartiendo con los demás, los regalos de nuestro Dios. ¡Deja que tu luz brille sobre la oscuridad de un mundo caído!

Bendiciones.

Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *