MARCOS 8-38

Recompensa para los testigos de Cristo

Marcos 8:38 Reina-Valera 1960

38 Porque el que se avergonzare de mí y de mis palabras en esta generación adúltera y pecadora, el Hijo del Hombre se avergonzará también de él, cuando venga en la gloria de su Padre con los santos ángeles.

No todas las promesas bíblicas son felices y alentadoras. Algunas son desafiantes, e incluso rigurosas. Algunas tienen una cierta cualidad escabrosa.

Éste es un buen ejemplo de ese tipo de promesa. Está claramente dirigida a quienes, aunque comprometidos con Jesús al menos parcialmente, tratan de serlo discretamente. No quieren molestar a nadie; quieren evitar parecer muy diferentes a los demás.


Pero nadie puede tener ese tipo de actitud sin consecuencias. Jesús insiste en la lealtad valiente y total –desea testigos entusiastas en sus discursos
y también en sus acciones. Especialmente en sus acciones.


Y Dios advierte que si nuestro discipulado no es auténtico, no debemos esperar que Él nos defienda. Debemos tener el carácter para defenderlo en una cultura mundana. Entonces Él será nuestro testigo el día del juicio final.

Bendiciones

Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *