MATEO 25-14-30

Que ves tu?

Mateo 25:14-30 Reina-Valera 1960

14 Porque el reino de los cielos es como un hombre que yéndose lejos, llamó a sus siervos y les entregó sus bienes.

15 A uno dio cinco talentos, y a otro dos, y a otro uno, a cada uno conforme a su capacidad; y luego se fue lejos.

16 Y el que había recibido cinco talentos fue y negoció con ellos, y ganó otros cinco talentos.

17 Asimismo el que había recibido dos, ganó también otros dos.

18 Pero el que había recibido uno fue y cavó en la tierra, y escondió el dinero de su señor.

19 Después de mucho tiempo vino el señor de aquellos siervos, y arregló cuentas con ellos.

Todos nosotros venimos de lo pequeño, somos el producto de un diminuto esperma que luchó contra millones para encontrar un óvulo qué fecundar; y no nos damos cuenta que a partir de ese momento mantenemos una constante lucha por vivir. Las cosas pequeñas no se deben menospreciar porque en ellas se encuentran grandes cosas.

Las cosas pequeñas pueden llegar a ser grandes. Tú decides si ves el tamaño o el potencial que tienes. Decides si ves una semilla pequeña o el potencial que ella posee. ¿Qué ves en una semilla, un fruto o un árbol? Un árbol, pero también puedes ver un bosque, porque de la misma semilla va a salir todo. Las cosas son tan pequeñas o poderosas como decidas verlas. El éxito está en convertir las cosas pequeñas en grandes.

La Biblia dice que en los lomos de Abraham había una gran generación. Puede que solamente hayas visto en Abraham un hombre estéril y en su esposa una mujer igualmente estéril, pero Dios vio el potencial que había en ellos. Dios suele ver el potencial que las cosas tienen y no el tamaño, es decir, Él sabía que en los lomos de Abraham ya había una gran generación, por eso le dijo que su descendencia sería como las estrellas.

¿Que ves?, el tamaño o el potencial de las cosas.

¿Qué ves de ti mismo? miras tu tamaño, la ciudad o el barrio donde naciste, las circunstancias o ves el potencial que tienes. Debes ser una persona que en lugar de ver el tamaño de las cosas, mire el potencial.

La Palabra dice en la parábola de los talentos que el señor le dio talentos a cada uno conforme a su capacidad. Cuando hablamos de talentos aquí lo hacemos como moneda, al que tenía cinco le dieron sólo cinco porque tenía capacidad de producir cinco sobre ellos. También dice que a un hombre le dieron sólo uno y lo enterró, entonces, cuando el amo volvió a pedir cuentas, le quitó su talento y lo entregó al que tenía diez.

Dios no te ha bendecido más porque estás sentado esperando los recursos que ya te dio. La bendición que recibes del Señor depende de cuánto puedas manejarla o administrarla. ¡Usa la capacidad que Dios te dio!

Bendiciones

Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *