GENESIS 25-27-34

No valoramos lo que Recibimos

Génesis 25:27-34 Reina-Valera 1960

27 Y crecieron los niños, y Esaú fue diestro en la caza, hombre del campo; pero Jacob era varón quieto, que habitaba en tiendas.

28 Y amó Isaac a Esaú, porque comía de su caza; mas Rebeca amaba a Jacob.

29 Y guisó Jacob un potaje; y volviendo Esaú del campo, cansado,

30 dijo a Jacob: Te ruego que me des a comer de ese guiso rojo, pues estoy muy cansado. Por tanto fue llamado su nombre Edom.[a]

31 Y Jacob respondió: Véndeme en este día tu primogenitura.

32 Entonces dijo Esaú: He aquí yo me voy a morir; ¿para qué, pues, me servirá la primogenitura?

33 Y dijo Jacob: Júramelo en este día. Y él le juró, y vendió a Jacob su primogenitura.

34 Entonces Jacob dio a Esaú pan y del guisado de las lentejas; y él comió y bebió, y se levantó y se

En el libro de Gen. 25. 27-34 vemos la historia de Jacob y Esaú. Vemos que el Señor en su soberanía determino que Esaú sería el mayor, el primogénito, aquel sobre el cual recaería una gran bendición. La doble bendición era para el primogénito. Esaú estaba en la posición de recibir la bendición. Pero vemos en Heb.12.16-17 que el cambio esa bendición por un plato de lentejas. No le dio el valor a aquello que recibió. Ej. Muchas veces nosotros no valoramos, nuestro empleo, matrimonio, el ser hijos de Dios, etc.

No damos el valor que requiere cuando no estamos dispuestos a pagar el precio debido. Cuando no queremos dar esfuerzo. Esaú desprecio lo que Dios le dio. Para Judas Jesús valió 30 monedas. ¿Sabes el valor de ser un hijo de Dios? Ej. Hubo una vez un obrero que cambio su ordenación por una herencia que tendría que recibir ese mismo día. La consecuencia de todo ello fue que Dios desecho a Esaú y paso su bendición para Jacob. Nuestro lenguaje debe ser. Si Dios me bendijo no renunciare a ello. Por nada.

Valora todo lo que Dios te da. Dios siempre tiene para ti lo mejor.

Bendiciones.

Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *