DEUTERONOMIO 29-29

Las Cosas Secretas

Deuteronomio 29:29 Reina-Valera 1960

29 Las cosas secretas pertenecen a Jehová nuestro Dios; mas las reveladas son para nosotros y para nuestros hijos para siempre, para que cumplamos todas las palabras de esta ley.

En el día a día nos enfrentamos con diversas decisiones y no sabemos cuál camino escoger, hacia dónde nos tenemos que dirigir, qué es lo correcto para optar y mucho menos, en quién confiar. El problema es que estamos repletos de información pero carentes de revelación.


¿Cual será la perfecta voluntad de Dios en todos nuestros asuntos?

¿Qué es revelación? En griego, la palabra revelación es “apokalupto” que significa remover, quitar el velo, quitar una cobertura para exponer a la vista lo que antes estaba escondido, mostrar algo secreto.
Mateo 16:17 “porque mi Padre que está en el cielo te lo ha revelado. No lo aprendiste de ningún ser humano”.
Cuando tenemos comunión con el Padre, podremos tener revelación. Si quieres revelación, ve a casa (a Su presencia) y busca a tu Padre (Dios).
Esta es una gran promesa para «la salvación de tu familia» porque la revelación también vendrá a tus hijos. Tú me dirás: “Mi hijo no conoce de Dios” pero déjame decirte que Dios le mostrará el camino correcto a través de tu testimonio, por tus oraciones y Dios te revelará «esas cosas ocultas» contra las que tendrás que enfrentarte.

Siempre es Dios quien escoge revelársenos. Por eso, tenemos que depender solo de Él. Si Dios no quisiera revelarse a sí mismo, nunca lo conoceríamos. Preguntémosle a Dios «TODOS» nuestros asuntos y pidámosle revelación y sabiduría. Las revelaciones más importantes de mi vida han ocurrido en mi
tiempo de intimidad con Dios en la oración. Es allí donde recibimos una Palabra que produce grandes resultados. ¿Cuándo fue que Dios le dio la revelación a Moisés acerca de los mandamientos? Cuando él llevaba mucho tiempo en el monte de Su presencia, escuchándolo.


¿Sabíamos que Dios no tiene secretos con aquellos que son Sus amigos? Actualmente, Él está buscando personas que anhelen conocerlo y quieran empezar una relación de amistad con Él.


Santiago 4:5 «¿Acaso piensan que las Escrituras no significan nada? Ellas dicen que Dios desea fervientemente que el espíritu que puso dentro de nosotros le sea fiel”


Muchas veces pretendemos que Dios nos revele algo pero nosotros no estamos dispuestos a desnudar nuestro corazón delante de Él. Dios te revelará Su corazón mientras más le abras el tuyo. Acércate y Él se
acercará a ti. Él te anhela más de lo que tú a Él. Cuando el apóstol Pablo recibió el bautismo del Espíritu de manos de Ananías, cayeron las escamas de sus ojos y tuvo revelación. Eso nos dice Hechos 9:17-18, Pablo tuvo una experiencia con Dios. Así sucede con la revelación, tienes que acercarte a la presencia de Dios para que puedas experimentarla. Es algo que nadie te puede contar, que no se compra con dinero, es muy diferente a pensar que nosotros tenemos un sexto sentido… Él es el Espíritu Santo de Dios. El que
habla y dice: «No vayas a ese lugar, no entres en tal negocio”.

ESCÚCHALO, LEE LA BIBLIA y consúltale todos los detalles de tu vida. Él se interesa por ti, no pienses que está demasiado ocupado con el resto del mundo para escucharte. Es Él quien nos da revelación para poder entender la Biblia y quien le da sentido a lo que leemos. Pueden haber personas que lean, que lleven años en una iglesia pero que no han tenido una revelación de la Palabra de Dios, por eso no viven de acuerdo a ella.
2 Pedro 1:21 «… porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo» Quién nos da revelación de la Palabra de Dios es el Espíritu Santo. ¡No lo ignores! ¿Le has pedido consejo al Espíritu Santo sobre ese asunto que tanto te tiene preocupado? ¡Este es el momento! A lo mejor, tú estás como la tierra cuando fue creada: desordenada y vacía.

Génesis 1:2 “Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas” Pero, ¿sabes? Si el Espíritu Santo está moviéndose sobre ti, como se movía sobre la faz de las aguas, tu vida será un paraíso donde Dios se pueda deleitar contigo y donde la buena Palabra que Dios ha hablado sobre ti, se cumplirá.

Bendiciones

Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *