JUAN 8-12

La Luz Verdadera

Juan 8:12 Reina-Valera 1960

12 Otra vez Jesús les habló, diciendo: Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida.

Zacarías el padre de Juan el Bautista profetizó que su hijo sería quién iría delante del Señor para prepararle el camino y así sucedió. El Evangelio de Juan lo confirma: “Vino un hombre llamado Juan. Dios lo envió como testigo para dar testimonio de la luz, a fin de que por medio de él todos creyeran. Juan no era la luz, sino que vino para dar testimonio de la luz.

Esa luz verdadera, la que alumbra a todo ser humano, venía a este mundo” (Juan 1:6-9). Jesús dijo: “—Yo soy la luz del mundo. El que me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida” (Juan 8:12). Y prosiguió Zacarías en su cántico: “Así nos visitará desde el cielo el sol naciente, para dar luz a los que viven en tinieblas, en la más terrible oscuridad, para guiar nuestros pasos por la senda de la paz” (vv.78b-79 en la lectura).Es hermoso saber que el Sol naciente vino para darnos su luz. Al estar todos separados de Dios, siendo pecadores vivíamos en terrible oscuridad. Pero por su inmenso amor, gracias a su entrañable misericordia permitió que viéramos la luz verdadera (Jesús). La luz que alumbra nuestro camino para guiarnos por la senda de la paz. Una paz que sobrepasa todo entendimiento, porque es la que nos da la certeza de que estamos unidos con Cristo dependiendo de su gracia. ¡Gloria a Dios por ese regalo incondicional! Tú, puedes tomar ese regalo porque también es para ti.

Bendiciones

Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *