MARCOS 10-47

La fe es por el oír

Marcos 10:47 Reina-Valera 1960 (RVR1960) 

47 Y oyendo que era Jesús nazareno, comenzó a dar voces y a decir: !!Jesús, Hijo de David, ten misericordia de mí! 

Bartimeo tenía fe, pues fue por medio de ella que obtuvo la vista, sin embargo, una buena pregunta sería, ¿dónde obtuvo dicha fe? Aunque la Biblia no nos revela específicamente cómo llegó a creer Bartimeo que Jesús era el Mesías, lo que sí sabemos con certeza es que este hombre no llegó a esa certeza por lo que hubiera visto, ya que como se ha aclarado antes, era ciego.  

Si bien Jesús había obrado muchos milagros y muchos corazones habían creído por lo que veían, se puede claramente asegurar que este no era el caso de Bartimeo pues su fe no provenía de haber visto los poderosos milagros que Jesús realizaba. Muchas personas que estaban con Jesús y lo seguían confiaban en su poder porque habían  presenciado muchos de sus milagros, ¿cómo no creer así?, existe un refrán muy conocido que dice: “Ver para creer” y esto es totalmente cierto, los seres humanos por naturaleza o tal vez por instinto no creemos si no vemos, y mucho menos damos algo que nosotros apreciamos a un desconocido, aun con todo esto en mente este hombre llamado Bartimeo tenía una gran fe, que quizás  obtuvo haciendo uso de uno de sus sentidos que sí funcionaba muy bien, el oído, Bartimeo escuchaba a las personas hablar de los prodigios que realizaba Jesús, de cómo levantaba paralíticos, cómo sanaba leprosos y un sinfín de milagros más que hiciera Cristo en su estadía en la Tierra,  todo esto hizo que este pobre hombre tuviera una fe sólida que lo hizo proclamar “…¡Jesús, Hijo de David, ten misericordia de mí!”  

La Palabra de Dios establece claramente en  Romanos 10:17 que la fe se obtiene a través del oír: “Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios”, de ahí la importancia de hablar y proclamar ante todos la veracidad y el poder de Dios en las vidas de las personas, de esta manera no solo honras al Dios Todopoderoso y expresas agradecimiento, sino que también inyectas o proporcionas el inicio de una fe poderosa en quienes menos esperas. . 

Bendiciones. 

IGLESIA CRISTIANA ORABES HOREB CARTAGENA  

6 Responses

Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *