mateo-1-20

La confusión

Mateo 1:20 Reina-Valera 1960

20 Y pensando él en esto, he aquí un ángel del Señor le apareció en sueños y le dijo: José, hijo de David, no temas recibir a María tu mujer, porque lo que en ella es engendrado, del Espíritu Santo es.

José, el padre adoptivo de Jesús al saber la noticia del embarazo de María, quiso dejarla en silencio para no avergonzarla. El ángel del Señor se le apareció y le confirmó que lo engendrado era obra del Espíritu Santo, por tanto, no debería temer en absoluto. ¿Cuántos temores tenemos como humanos? O ¿Cuántos prejuicios sociales se anteponen para decidirnos a aceptar al Señor en nuestras vidas? José era un hombre justo, sumiso a la ley y temeroso de Dios, sin embargo dudó de María hasta que tuvo ese toque perfecto de Dios para anunciarle la concepción milagrosa del niño y se dispuso humildemente a cumplir su importantísimo cometido. 

La lección para todos es que nos dejemos guiar por el Espíritu Santo para que sea Él quien nos señale el camino perfecto. Quizá te consideras “bueno”, cumplidor de tus preceptos religiosos y que no le haces mal a nadie, pero nunca le has dado cabida a Jesús. Lo conoces de nombre, más no como la persona que dijo ser. Tal vez por tu posición social consideras que no lo necesitas. Déjame decirte que todos, completamente todos le necesitamos. Si por alguna u otra razón tú que estás leyendo este mensaje estás confundido y no le has permitido entrar en tu vida, piensa que es la oportunidad de hacerlo. Te aseguro que será la mejor decisión de tu parte, jamás te arrepentirás. 

Bendiciones

Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *