El día de tu Oportunidad

Hechos 16:25-26 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

25 Pero a medianoche, orando Pablo y Silas, cantaban himnos a Dios; y los presos los oían.

26 Entonces sobrevino de repente un gran terremoto, de tal manera que los cimientos de la cárcel se sacudían; y al instante se abrieron todas las puertas, y las cadenas de todos se soltaron.

Nunca dejes de confiar que Dios puede darle un nuevo rumbo a tu vida cuando menos lo esperas.

El apóstol Pablo fue azotado, golpeado hasta decir basta y enviado a la cárcel.

¿Quién dentro de una cárcel pensaría que puede haber una oportunidad? Pablo sí lo creía…

El momento que vives no es una cárcel por más que te sientas preso, tu situación actual puede ser el

trampolín para que nuevas puertas de oportunidad se abran a ti. Sí, existen cadenas que te han estado atando sin permitir que veas las oportunidades de Dios pero HOY puede ser tu día de oportunidad.

Sansón, había sido apartado por Dios antes de ser concebido. Creció y caminó con Dios, Él le daba victorias hasta que jugó con la tentación y perdió su bendición. Los filisteos le sacaron los ojos y lo encarcelaron pero Él, a pesar de todo, oraba dentro de la cárcel anhelando tener una oportunidad.

Un día como hoy, quizá Dios le otorgó lo que él tanto pedía pues Dios le dio la oportunidad de devolverle su

fuerza en un lugar rodeado de miles de filisteos, que murieron ese día, y fueron muchos más que en todas

sus batallas.

Dios va a hacer esto también para ti, creará tu día de oportunidad. No lo dudes, está a la puerta el día en el que Dios acabará con todos tus temores, con todo tus enemigos.

Yo no sé qué temores ni que enemigos tengas y desconozco también aquellas cosas con las que estés luchando pero si tú le crees a Dios, Él va darte ese día de oportunidad que tanto anhelas.

La gracia de Dios es escandalosa, cuando decimos que hay cielos abiertos es porque algo en los cielos

comienza a suceder,  que tiene repercusiones en la tierra. Dios siempre tiene una ocasión para ti por más

negra que se haya puesto la noche, al siguiente intento ¡Algo hará Dios, no te rindas!

 Bendiciones

6 Responses

Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *