Sujeción y Unidad

Hebreos 13:17 Reina-Valera 1960

17 Obedeced a vuestros pastores, y sujetaos a ellos; porque ellos velan por vuestras almas, como quienes han de dar cuenta; para que lo hagan con alegría, y no quejándose, porque esto no os es provechoso.

La obediencia y sujeción mantiene la comunión entre los hermanos, y la unión con Dios Padre, El hijo y el Espíritu Santo.
El Apóstol Pablo compara a la iglesia del Señor con un cuerpo( 1 Corintios 12:27) somos muchos los miembros, pero la cabeza es una sola Jesús, así también en el cuerpo hay un orden, y hay prioridades.

Por medio del Espíritu Santo, Dios le da vida y unidad al cuerpo, pero también dones espirituales y ministeriales. Los dones Ministeriales son de servicio y ejercen dirección, autoridad, según Efesios 4:11 son cinco : Apóstoles, Profetas, Evangelistas, Pastores y Maestros.

No respetar a un líder es faltar el respeto a Dios, no sujetarse y obedecer a un pastor puesto por el Señor, es como rebelarse contra Dios, ya que el líder es la autoridad delegada por el Señor.

Es bueno saber quiénes son nuestros pastores, orar por ellos y escucharlos, los pastores tienen que dar cuenta ante Dios por cada «ovejita» por eso a veces, corrigen y exhortan, pero también dan aliento y ánimo, ellos son personas que manifiestan el amor de Dios a su pueblo.

Son como padres espirituales, que instruyen al pueblo del Señor, el Apóstol Pablo dice que la misión del liderazgo es: equipar a los Santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo.

Amemos a nuestros pastores, mentores hermanos mayores, así disfrutaremos de la unidad del cuerpo y el Espíritu Santo será como un manantial de Bendición en nosotros, en la obediencia está la bendición.

Bendiciones

¡SIGAMOS EN CONTACTO!

¡Nos encantaría tenerte al día con nuestras últimas noticias! Prometemos no enviar nunca spam.

close

¡QUEREMOS ORAR POR TI!

close

¡QUEREMOS ORAR POR TI!

2 comentarios en “Sujeción y Unidad”

  1. Adelaida Bolívar

    Amén, esto es cierto, aunque también se debe hacer énfasis en que a pesar de que es necesario oír y obedecer a los pastores y demás ministros del Señor, no se debe caer en idolatría hacia ellos, teniendo en cuenta que igual que las «ovejas» son seres humanos y se pueden equivocar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *