Santificaos

Josué 3:5 Reina-Valera 1960

Y Josué dijo al pueblo: Santificaos, porque Jehová hará mañana maravillas entre vosotros.

Santificaos: Porque esto sería una batalla espiritual, Josué requiere que el pueblo tenga una preparación espiritual. Santificaos significa que ellos se separarían de las cosas comunes y se enfocarían en el SEÑOR, y ver que Jehová hará mañana maravillas entre vosotros.

Después de que los espías regresan de Jericó, le informan a Josué que Jehová ha entregado esa tierra al pueblo de Israel. Posteriormente, Josué le dice estas palabras a la gente.
Dios había prometido entregar la tierra prometida y estaba cumpliendo con su promesa. Pero para poder continuar con su plan era necesario que los israelitas hicieran algo muy importante: SANTIFICARSE.
Este pasaje nos hace llegar a una conclusión crucial en la vida cristiana: Dios NO puede trabajar en tu vida si no te SANTIFICAS antes

¿No te has preguntado por qué tu vida no cambia?
El problema no son los demás. Tampoco las circunstancias. El problema es el orgullo de tu corazón que no quiere ser santificado.
Ahora te debes preguntar, ¿cómo me santifico y qué significa santificarme?
La palabra utilizada en el hebreo significa “ser LIMPIO”.
Una persona es limpia cuando RECONOCE que ha pecado y pide a Cristo que lo LIMPIE de esos pecados. Esos pecados a su vez, son limpiados a través del sacrificio que realizó Jesús al morir por aquellos que lo reconocerían como Salvador.

Entonces, cuando quieras que Dios transforme tu vida, primero ve y ponte a cuentas con El. Pide perdón. Pide ser santificado. Y después de esto podrás ver las maravillas que tiene para ti. Esto también se debe aplicar en cada momento que vayas a tener comunión con Dios. Primero pide ser limpiado, después ora al Señor.

Tal vez te parezca muy sencillo u obvio lo que estás leyendo, pero si puedes humillar tu corazón y ser sensible a la palabra de Dios estoy convencido que te podrá mostrar muchas áreas de tu vida que necesitan ser santificadas para poder continuar con la perfección de tu ser. Por alguna razón nos gusta seguir siendo como somos o cambiar en aquellos aspectos que consideramos necesarios. Dios quiere hacer MARAVILLAS en tu vida pero en las áreas que El ha decidido, NO en las que tú quieres.

Hace muchos años Dios le pidió al pueblo de Israel que se LIMPIARA, que fuera Santo para poder hacer MARAVILLAS y mostrar su amor, poder y soberanía. Hoy, es necesario que tú hagas lo mismo. Dobla tu rodilla, humilla tu corazón y reconoce tus faltas, después, disfruta de tu relación con el Señor pues podrá comenzar sus maravillas en ti.

Santifícate que Dios quiere hacer grandes cosas contigo.

Bendiciones

close

¡QUEREMOS ORAR POR TI!

close

¡QUEREMOS ORAR POR TI!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *