FE EN DIOS

Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan.

En el texto bíblico se muestra una relación entre la fe y el agradar a Dios. Ese agradar a Dios significa el causar placer al corazón de Dios. Si recordamos la ofrenda que Caín y Abel ofrecen a Yavé, está claro que Abel consideró que ofrecer lo mejor de su rebaño, es decir, los primogénitos con su grasa, era el más excelso regalo que podría ofrecer a Dios. Conocemos el relato bíblico, y sabemos que Dios miró con agrado a Abel y su ofrenda.

Del mismo modo, Yavé desea que nos acerquemos a Él con fe. Es un requisito. Y es algo que agrada a Dios. Ciertamente que la fe no es algo que tenga todo el mundo, y muchas veces se confunda con obras, o con actos de servicio a Dios. Pero eso no es fe. La es asunto del corazón. De creer, de convicción, y por supuesto de acción.

No podemos gritar al mundo que hay un Dios creador de todas las cosas y considerarlo nuestro Padre celestial, si por fe no nos consideramos hijos de Él y si por fe no nos consideramos la más grande creación de Él, porque eso somos, Su más grande creación.

Fortalezcamos nuestra fe día con día a pesar de lo que diga el mundo o las circunstancias, fortalezcamos nuestra fe a pesar de lo adverso que parezca todo a nuestro alrededor, fortalezcamos nuestra fe a pesar de que nos llamen locos. Sí, locos, locos por un Dios maravilloso y eterno creador de todo lo visible y lo invisible.

¿Qué es lo que usted espera? ¿Qué deseo se mueve en su corazón? Cuando Dios le habló al respecto, ¿le creyó?

La fe verdadera no es simplemente la seguridad de obtener un cierto resultado; más bien, es la absoluta confianza en el carácter y la capacidad inmutables de Dios, independientemente de sus circunstancias.

Cuando Él le habla al corazón, habla en serio y cumplirá lo que promete (Isaías 55.10–11). Por consiguiente, la fe real confía en que el Dios viviente cumplirá su palabra.

Pero he estado esperando tanto tiempo, se lamenta usted. Sí, y el Padre tal vez le haga esperar aún más (Isaías 64.4).

Sin embargo, las preguntas importantes en las que hay que enfocarse aquí son dos. ¿Cree que Dios existe y le ayudará? Y, ¿cree que él tiene en mente lo que es mejor para usted?

No tiene que insistir en suplicarle al Señor que haga lo que ha prometido. Él lo hará. En lugar de ello, descanse en la capacidad y carácter infalibles de Dios.Y confíe en que Él siempre cumple su palabra.

 

Bendiciones.

ENTRADAS RECIENTES

Santificaos

Josué 3:5 Reina-Valera 1960 5 Y Josué dijo al pueblo: Santificaos, porque Jehová hará mañana maravillas entre vosotros. Santificaos: Porque esto sería una batalla espiritual, Josué

Leer Más >>

Sujeción y Unidad

Hebreos 13:17 Reina-Valera 1960 17 Obedeced a vuestros pastores, y sujetaos a ellos; porque ellos velan por vuestras almas, como quienes han de dar cuenta; para

Leer Más >>

Estad Quietos

Salmos 46:10 Reina-Valera 1960 10 Estad quietos, y conoced que yo soy Dios;Seré exaltado entre las naciones; enaltecido seré en la tierra. «¡Estad quietos, y conoced

Leer Más >>

¡SIGAMOS EN CONTACTO!

¡Nos encantaría tenerte al día con nuestras últimas noticias! Prometemos no enviar nunca spam.

close

¡SIGAMOS EN CONTACTO!

¡Nos encantaría tenerte al día con nuestras últimas noticias! Prometemos no enviar nunca spam.

close

¡SIGAMOS EN CONTACTO!

¡Nos encantaría tenerte al día con nuestras últimas noticias! Prometemos no enviar nunca spam.