Estad Quietos

Salmos 46:10 Reina-Valera 1960

10 Estad quietos, y conoced que yo soy Dios;
Seré exaltado entre las naciones; enaltecido seré en la tierra.

«¡Estad quietos, y conoced que yo soy Dios!” es la primera parte del Salmo 46:10. Aquí, la palabra quietos viene de una palabra hebrea que significa «dejar ir» o «liberar.» El significado podría comprenderse mejor al decir: «refrenarse uno mismo o dejar ir.» En otras palabras, necesitamos llegar a un punto en que estemos dispuestos a someternos a Dios y reconocer que Él tiene control soberano.

Cuando nos damos cuenta de que verdaderamente somos incapaces de controlar la vida, podemos entregarle nuestra voluntad a la voluntad de Dios. Tal vez sea cosa de decir finalmente que confiamos en Él. Esto abrirá la puerta para que podamos experimentar todo lo que Dios quiere y tiene para nosotros. Después de todo, Él es nuestro Creador y tiene un plan perfecto para nosotros si lo dejamos actuar.

Estad quietos, y conoced que Yo soy Dios – ¿Cómo podemos conocer que es Dios?
“…y conoced que Yo soy Dios” denota reconocimiento, y respuesta a Dios. Primero, tenemos que saber que Dios es Dios, el único Ser Supremo que creó los cielos y la tierra (Génesis 1:1).

Podemos conocerlo teniendo una relación íntima con Él. Eso no se logra conociendo acerca de Él, sino tratando de conocerlo personalmente por lo que Él dice (en Su Santa Palabra, la Biblia), reconociendo las cosas que Él hace en nuestras vidas, y a través del Espíritu Santo quien viene a guiarnos y reconfortarnos. En Juan 14:26, Jesús dice: “Más el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, Él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que Yo os he dicho.” (RV).

Cuando leemos la Biblia, aprendemos a reconocer la manera en que Dios nos habla, la clase de cosas que dice, y el amor misericordioso que ofrece.

«Estad quietos, y conoced que Yo soy Dios; ¡seré exaltado entre las naciones, enaltecido seré en la tierra!» La versión RV utiliza la palabra ‘exaltado’ que significa elevado. Enaltecido significa muy valorado o glorificado. En este versículo se nos dice que el mundo entero glorificará y exaltará al Señor.

Romanos 14:11 dice: “Vivo Yo,’ dice el Señor, ‘que ante mí se doblará toda rodilla, y toda lengua confesará a Dios.’” Y en referencia al retorno prometido de Cristo: Ap. 19:16 dice: «Y en Su vestidura y en Su muslo tiene escrito este nombre: REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES.»

Entrega significa ceder la propiedad, renunciar el control de lo que consideramos nuestro: Nuestros bienes, nuestro tiempo, nuestros «derechos.» Cuando nos entregamos a Dios, estamos simplemente reconociendo que lo que «poseemos» realmente le pertenece a Él. Él es el dador de todas las cosas buenas. Nosotros somos responsables de cuidar lo que Dios nos ha dado, como administradores de Su propiedad, pero al entregarnos a Dios, admitimos que en última instancia, Él está en control de todo, incluyendo nuestras presentes circunstancias. El entregarnos a Dios, nos ayuda a soltar aquello que nos separa de lo mejor que Dios tiene para nuestras vidas. Al entregarnos a Dios, dejamos ir aquello que nos impide desear primero sus caminos.

Bendiciones.

close

¡QUEREMOS ORAR POR TI!

close

¡QUEREMOS ORAR POR TI!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *