LUCAS 18-40-42

Acerquémonos confiados al Señor

Lucas 18:40-42 Reina-Valera 1960

40 Jesús entonces, deteniéndose, mandó traerle a su presencia; y cuando llegó, le preguntó,

41 diciendo: ¿Qué quieres que te haga? Y él dijo: Señor, que reciba la vista.

42 Jesús le dijo: Recíbela, tu fe te ha salvado.

Este mendigo ciego grita para hacerse sentir y que el Señor lo sane. Había escuchado hablar de Jesús de Nazaret y tenía la convicción de que si el Señor le ponía atención, sería sano; y así sucedió. Nosotros tenemos que aprender a movernos con esa misma fe, creyendo firmemente que  si nos acercamos a Dios, él nos oye y tendremos las peticiones que le hayamos hecho.

Si nos fijamos, solamente tenemos que ser humildes y arrimarnos junto a Él. Igual lo hizo la mujer sanada del flujo de sangre, ella pensaba que tan solo tocando su manto sería sana, y de ese modo ocurrió. En ambos casos el motor de su actuación fue la fe. La fe es la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve (Hebreos 11:1), y es la que tenemos que poner a funcionar. Nuestra vida cristiana se mueve a través de la fe. Por consiguiente también es importante curarnos de la ceguera espiritual, ya que esta no nos permite vislumbrar toda la bondad y el amor que el Señor nos tiene. Interfiere en el camino como una piedra que nos hace tropezar, solamente con la intención de no permitirnos ver la gloria de Dios fluir en nuestras vidas.

Bendiciones.

One Response

Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *